Veterinarios Taurinos de Andalucía no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores ni de los comentarios agregados por sus lectores.


martes, 18 de abril de 2017

EXACTAMENTE IGUAL QUE ESTABAMOS ES DECIR PEOR


Miedo nos dio, cuando la Junta de Andalucía abrió el debate para cambiar el Reglamento Taurino en nuestra Comunidad Autónoma. Y después de lo de Navarra, estábamos hasta expectantes, porque ya sabemos que en Andalucía se acostumbra a llevar todo como en muy secreto, pero a voces.  
Y también se publicaron hace meses unas reflexiones llenas de lógica, sensatez y con conocimiento de causa.
La Fiesta en la actualidad está demasiado politizada sin embargo la fiesta de los toros que fue creada por el pueblo, es propiedad del pueblo, de la gente, no de ninguna clase de casta o partido y tal vez habría que reflexionar para dotar a la FIESTA  de un contexto civil muy diferente y mucho más amplio, y olvidarse de la trascendencia de modas animalistas, antis, verdes o morados, que no han sido nunca determinante en la Fiesta de los toros, a no ser que se quieran utilizar como excusa para “despistar”. Y esto se debería tener en cuenta en el debate. Hay que hacer las cosas bien, no distintas y  con mucho cuidado.”
Ahora se publica unas declaraciones de D.  Luis Hurtado Gonzales  2017. Profesor de Derecho del Trabajo, Universidad de Sevilla en http://www.taurologia.com/articulo.asp?idarticulo=4655
Que explica porque: Las Comunidades Autonomas no pueden ni regular ni desregular técnico-artísticamente la Fiesta y dice: En los toros, existe un motivo constitucional: son (lo declara la Ley 18/2013) "patrimonio cultural"; luego, el legislador puede dictar, imponer y exigir las reglas en cuestión para (y sólo para) garantizar la "conservación y preservación", en toda su pureza e integridad, de este "patrimonio cultural". Y comoquiera que éste es indiscutidamente "nacional" (lo recuerda la Ley 18/2013), la competencia para ese dictado es (sólo puede ser) del Estado.
Por lo tanto: Las comunidades autónomas se han apropiado indebidamente de las reglas de los toros. Que ningún poder legislativo (estatal o autonómico) puede imponer el contenido técnico-artístico de un espectáculo. De ninguno, tampoco de los toros. Los derechos y libertades (de expresión, de creación artística, de empresa...) de toreros, empresario..., como valor constitucional supremo, lo impiden. Y son sus interesados (no el legislador) quienes únicamente pueden decidir qué "obra" representar y cómo hacerlo (siempre respetando límites; por excelencia, los del Código Penal).
Las comunidades autónomas no pueden ni regular ni desregular técnico-artísticamente la Fiesta, salvo para introducir aquellas reglas propias del lugar (qué digo, el número de orejas para salir por la puerta grande) y, esto, en virtud de sus competencias (que también tienen) en materia de "cultura" (no de "espectáculos", que obviamente permiten dictar normas, sí, pero de otro tipo: las referidas sólo a la exterioridad o policía administrativa del evento de que se trate: autorizaciones, seguros obligatorios, orden y seguridad, derechos de los espectadores...)
Pues parece que en Andalucía el borrador va para adelante a pesar de lo de Navarra. Y ya se entrevé lo que nos podremos encontrar siguiendo la  moda legisladora de todos los que llegan nuevos a un puesto, asesorados por “iluminados” y que aprovechando supuestamente el desconocimiento o el despiste en el asunto del que llega, pretenden sin responsabilidad alguna y desde la sombra  ocupar un sitio que nunca tuvieron o ya en su última etapa en el palco, desean mantenerse, como si fuesen  “ referentes” en esto de los toros, y claro meten al político en un follón, “que nadie había pedido, ni hacía falta ni era necesario y a ver como se sale de esta.
Pues bien como era de esperar el borrador está en la calle y abierto el plazo de alegaciones hasta el 15 de Junio y ya se le conoce como el Reglamento del en tanto no, o el Reglamento del pudo ser y no fue. Basta ver las disposiciones adicionales al comienzo del borrador.
En esto van a quedar, todas las grandes cuestiones de control del fraude, integridad del toro, pureza de la fiesta, mejora del trato al toro desde el campo hasta la plaza, si el sentido común de los alegantes no hacen al político recapacitar y reconducir la situación.  
En unos análisis aleatorios con fines estadísticos y sin sanción, de cuernos y muestras biológicas de sangre y orina “supuestamente disuasorios no sabemos para quien”  basados en la Disposición transitoria segunda. Reconocimientos «post mortem» y toma de muestras biológicas y que de momento no se va a reformar porque supuestamente, ahí es donde duele al sector.
Y dice así: En tanto no sean desarrolladas, por Orden de la persona titular de la Consejería competente en materia de espectáculos taurinos, las previsiones sobre laboratorios habilitados, material necesario y procedimiento para la práctica de los reconocimientos «post mortem» regulados en el artículo 40 del Reglamento, serán de aplicación en la Comunidad Autónoma de Andalucía la Orden del Ministerio del Interior de 7 de julio de 1997. Es decir exactamente igual que estábamos.
Y en tanto no sea dictada la Orden prevista en el apartado anterior, continuará en vigor la Orden conjunta de 23 de abril de 1998, de la Consejería de Gobernación y Justicia y de Agricultura y Pesca, por la que se designa el laboratorio homologado en Andalucía para la realización de los análisis de muestras biológicas de reses de lidia y caballos de picar. Exactamente igual que estábamos.
Disposición transitoria tercera. Registro de Profesionales Taurinos de Andalucía
En tanto no sea desarrollada, por Orden de la persona titular de la Consejería competente en materia de espectáculos taurinos, la estructura, requisitos de inscripción y funcionamiento del Registro de Profesionales Taurinos de Andalucía, conforme al artículo 11 del Reglamento, será de aplicación en la Comunidad Autónoma de Andalucía lo previsto en el Título II  del Reglamento de Espectáculos Taurinos aprobado por Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero, en lo que no contradiga a lo previsto en el presente Decreto.
Sí hay una novedad, se ponen inconvenientes, para que sea imposible su cumplimiento, se disminuye a dos el número de veterinarios a intervenir en las plazas de 2ª categoría que son la mayoría de las existentes en esta comunidad, con esta medida, es evidente que supuestamente no se quiere que se lidien muchos toros bajo la responsabilidad del ganadero y/o que salga a la luz aunque sea con fines estadísticos que el 100/% de los toros que se lidian en plazas de segunda categoría en Andalucía están arreglados.
Verán ustedes si un veterinario está en el palco asistiendo a la presidencia perfectamente uniformado con chaqueta y corbata, el otro veterinario en uniforme de trabajo, bata, botas y guantes, y como si fuese superman, deberá realizar todo el trabajo que se requiere de la tomar muestras de cuernos y la toma de muestras biológicas de sangre y orina de dos toros elegidos al azar, por aquello de los tranquilizantes administrados en el transporte y de los caballos de picar que hayan presentado síntomas de estar bajo los efectos del “ chocolate” basándose en un protocolo tan complejo y trasnochado como complicado del año 1997  y del que ya se hizo en su tiempo un estudio  por el catedrático ya fallecido D. Juan Aparicio Macarro y publicado por la Facultad de veterinaria de Córdoba y que no sirvió absolutamente para nada, ahora después de algunos años volvemos como gran novedad al pasado y lo recuperamos porque hay una gran preocupación por el bienestar del toro.
Además ese único veterinario deberá también al mismo tiempo, encargarse del reconocimiento de las carnes de lidia, cumplimentar la documentación, los precintos y realizar un primer análisis de las carnes que serán transportadas a la sala de tratamiento, eso y que no se lidien además  3 o 4 toros más bajo la responsabilidad del ganadero y se tenga que realizar y cuidar las operaciones para que no exista un defecto de forma, al que inexorablemente se acogerán las empresas y los ganaderos.
Y como además se obliga a que se realice todo al finalizar el festejo para que no haya defectos de forma y se anule el acto, ya que el Artículo 41. Reconocimientos «post mortem» en su punto 4 especifica que deberá ser en presencia de la Presidencia, la Delegación de la Autoridad y con asistencia del ganadero o su representante, y, si lo desean, del empresario y de los espadas actuantes o sus representantes, quienes podrán estar asistidos por profesional en materia veterinaria de libre designación. Es decir que mientras se reúne a tanta gente que estarán saludando si  el festejo ha sido un éxito y después de la corrida, con el follón que se forma en el desolladero, el camión de las carnes con prisas, el que tiene que cortar los cuernos tiene hacha pero no tiene radial, el mayoral de las reses sobreros que se llevan al campo exigiendo al veterinario que cumplimente la documentación de las Guías de retorno,  Y por si fuera poco el trabajo de este nuevo veterinario superman,  también deberá intervenir clínicamente en el caso que hubieran herido algún caballo de picar y según el Artículo 26. Funciones del equipo veterinario de servicio punto h) la asistencia veterinaria a los caballos que se accidentasen como consecuencia de su intervención en la lidia.
En definitiva aquello puede acabar a las 4 o a las 5 de la madrugada, y todo con fines estadísticos y sin sanción, para decir lo que ya se sabe que el 100/% de los toros lidiados en plazas de 2ª categoría están manipulados. De verdad creen ustedes que así se va a arreglar esto, o más bien se trata de que parezca que todo está garantizado de cara a la galería, podemitas, animalistas, y aficionados de buena fe, bueno pues nada para adelante y que cada cual opine según su saber y entender.
Eso sí, como novedad importante desaparece algo que no se había utilizado jamás en Andalucía, las banderillas negras y al toro manso o al que no se pueda picar se le ponen 4 pares de las normales es decir uno más, será porque ese toro manso, no tiene derecho al mismo bienestar animal que el bravo. Seguro que al Presidente que se le ocurra si llegara el caso ordenar el 4º par, los de la lastima, le lían un follón.
Pero hombre no se podian estar quietos y exigir que se cumpla el que hay. Si queda casi nada para que haya otras elecciones.

No hay comentarios: